SUPERIOR
  •  
  • Sin valencianas
  • Valencianas
  •  
cerrar [x]
Descripción:
No hay ningún comentario para este estilo.

Descripción
agregado a favoritos
SUPERIOR
Haz clic en la imagen para ver las notas personales

Descripción personal

Básicos: Valencianas para Joseph

Se inventaron las valencianas originalmente para alargar la vida de los pantalones. Cuando se deshilachaba, se podía reparar o reemplazar la valenciana sin hacer cambios mayores a la prenda. Los pantalones con pinzas por lo general tienen valencianas. Clasificación: Profesional, elegante.

Los pantalones con valencianas dan una apariencia más elegante y tradicional a los trajes.

 

Descripción general

Básicos: Valencianas

Trazar la evolución de la moda a través de los siglos hace más significativo lo que usamos hoy en día. Los avances tecnológicos en el procesamiento y la fabricación de fibras y telas, junto con el surgimiento de la ropa producida en serie, han jugado papeles importantes en el tan cambiante curso de la moda. Los pantalones han cambiado dramáticamente a través de los siglos.

A continuación se presenta un viaje corto por la historia.

  • Durante la Alta Edad Media, los hombres usaban pantalones holgados envueltos en tiras de telas (por lo general de lino) para mantenerlos arriba.
  • Durante la Edad Media se usaban medias que se combinaban con todo desde jubones hasta túnicas y a menudo tenían colores muy radiantes o estampados.
  • Alrededor del siglo XVII, la moda de los hombres cambió a medias y pantalones bombachos cortos.
  • En 1820, las medias cambiaron a pantalones bombachos largos que se ajustaban debajo del pie o la bota para mantenerlos firmes. Estos pantalones bombachos se ataban en la parte trasera o lateral con listones o se sujetaban con una hebilla.
  • En la década de 1830, los bombachos abrieron camino a los pantalones. Éstos eran de línea delgada, estrechos y se abrochaban por primera vez con botones colocados al frente y se detenían con tirantes. Sin embargo, la bragueta de botones no llegó sin controversia. ¡El líder mormón, Brigham Young, se horrorizó al verlos y los llamó "pantalones para fornicar"!
  • Al recordar la historia de los pantalones de hombre no podemos olvidar que en la década de 1850, Levi Strauss desarrolló los pantalones de lona para los trabajadores mineros de oro estadounidenses. Después cambió la lona por la mezclilla y los llamó "jeans" por Genes, el apodo francés de Génova, el pueblo francés donde compró la tela. Hoy en día son un pantalón casual indispensable.
  • Los pantalones con pinzas se introdujeron en 1870. Éstos eran más holgados que los pantalones, tenían valencianas y se parecían a los estilos que usamos actualmente. Estos pantalones eran más altos en la parte trasera para incluir los botones de tirantes y también tenían una tira y hebilla para ajustar la medida de la cintura. Se ofrecían en colores sólidos, con cuadros o rayas finas.
  • Tanto la Primera como la Segunda Guerra Mundial vieron desaparecer las pinzas en los pantalones. Las piernas se volvieron más estrechas, desaparecieron las valencianas y los sacos eran cortos (justo arriba de la entrepiernas); todas señales de la escasez de los tiempos de guerra y medidas de austeridad.
  • En 1927, la anchura de los pantalones se fue a los extremos con los Oxford que tenían una anchura de bastilla aproximada de 153 cm.

Cuando comparamos lo que usan hoy en día los hombres con lo que se usó en cualquiera de los últimos seis siglos, es evidente que la inclinación de los hombres hacia la moda, en su mayoría, fue decayendo. Este descenso se remonta a la Revolución Industrial cuando la ropa de hombres se volvió sencilla y práctica, y después a la introducción de la ropa producida en serie a inicios de la Primera Guerra Mundial. Los soldados que regresaban encontraban un mundo más serio; la ropa se había vuelto sencilla, sin adornos innecesarios. La búsqueda de trabajo también les daba menos tiempo a los hombres para arreglarse lujosamente.

La ropa producida en serie se podía comprar rápidamente y sin gastar mucho, y no tenían que soportar las largas sesiones con un modisto. Sin embargo, con toda esta conveniencia perdimos el placer y la comodidad de la ropa confeccionada a la medida y la individualidad que daba. Los hombres simplemente desecharon un uniforme por otro. En pocos años, el estilo y glamour de la moda masculina había desaparecido.

Los pantalones fueron diseñados originalmente para usarse un poco arriba de la cintura natural del hombre y detenerse con tirantes. Hoy en día, los pantalones se deben usar ligeramente abajo de la cintura y detenerse con tirantes o un cinturón (nunca los dos). Ningún hombre bien vestido los colocaría en ningún otro lugar porque sólo ahí se enfatiza la cintura y los pantalones pueden pasar suavemente por arriba del estómago y caer uniformes al piso. Cuando se usan debajo del estómago, sobre la cadera, hacen que se vea más grande el estómago y se necesita un cinturón para prevenir que se caigan.

Los pantalones usados muy bajos hacen que el tiro quede muy abajo, lo cual hace que las piernas se vean más cortas. Fue apenas desde el desarrollo del mercado de la ropa lista para usarse que se empezaron a utilizar los cinturones con trajes de negocios. Antes de esto, los pantalones se ajustaban adecuadamente con tirantes, los cuales no permitían que bajaran los pantalones más allá de la cintura, y los cinturones sólo se usaban con ropa deportiva.